Reducir la huella ecológica, contribuir a una sociedad más justa, luchar contra la pobreza y mantener nuestros océanos limpios. Salvar el mundo puede ser abrumador. Afortunadamente, no tenemos porqué reinventar la rueda. Uno de los muchos beneficios de Internet es que la información está ahora al alcance de un clic. Con tan solo buscar en Google puedes encontrar infinidad de información y consejos sobre cómo salvar el mundo. ¡Ey, en Idealism101 estamos orgullosos de considerarnos uno de ellos!

Pero es precisamente por esta abundancia de información que podemos sentirnos confundidos y apáticos. Dado que cualquiera es libre de escribir lo que quiera, los consejos y la información en línea suelen ser contradictorios, sin mencionar que los problemas de nuestro tiempo son desalentadoramente grandes. Es difícil mantenerse motivado para actuar cuando parece que cualquier esfuerzo es inútil. 

La Guía de las Naciones Unidas para perezosos que quieren salvar el mundo

Para aquellos que nos sentimos confundidos y apáticos o que simplemente estamos demasiado ocupados como para hacer algo frente al desmoronamiento de nuestro planeta, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) nos ofrece algunas soluciones. La Guía de la ONU para Perezosos que quieren Salvar el Mundo viene repleta de acciones sencillas y efectivas con base científica que todos podemos llevar a cabo para ejercer un impacto positivo. Aunque sea una guía para perezosos, las áreas de acción en dicha guía están agrupadas de acuerdo a su dificultad, presumiblemente para no asustar al más perezoso entre los perezosos.

¡No! El cambio comienza en ti. En serio. Cada humano sobre la Tierra -incluso el más indiferente y perezoso de entre ellos- es parte de la solución. Afortunadamente, hay algunas cosas tan fáciles que podemos adoptar en nuestras rutinas que, si todos lo hiciéramos, marcaríamos la diferencia.

las Naciones Unidas

Para empezar de forma sencilla, la primera categoría de la guía incluye cosas que puedes hacer desde el sofá de casa y que, por extraño que parezca, son cosas importantes que deberías dejar de hacer. Considera ese aparato electrónico que sueles dejar enchufado cuando no lo estás usando, o los documentos que imprimes y que no necesitas, o incluso esas luces que dejas encendidas cuando sales de la habitación. Incluso la persona más perezosa del mundo puede dedicar unos minutos de su tiempo a buscar en Internet y verificar si los productos que adquiere en sus compras son sostenibles y ecológicos. Y todo esto sin moverse del sofá.

¿Te has hecho con los consejos de esta categoría y te animas a ponerlos en práctica? ¡Enhorabuena, ya puedes considerarte una superestrella del sofá!

La siguiente categoría incluye otros pequeños pasos que también podemos hacer desde casa. Piensa en reducir el tiempo que pasas bajo la ducha, comer menos carne y convertir en abono los restos de comida. Además, podrías ahorrar electricidad fácilmente dejando que tu cabello y tu colada se sequen naturalmente, así como ajustando el termostato de la calefacción y del aire acondicionado. ¿Te parece esto pan comido? ¡Enhorabuena, eres un héroe doméstico!

De acuerdo, ¡subamos otro peldaño! La siguiente categoría describe una lista de cosas que puedes hacer en tu vecindario. Por ejemplo, comprar en comercios locales, llevar contigo botellas y bolsas reutilizables o moverte en bicicleta, a pie o en transporte público. Además, ¡el buenazo del barrio seguro que usa solamente los pañuelos que necesita, compra en tiendas de segunda mano y dona todo lo que ya no necesita!

Finalmente, para salvar el planeta en el trabajo y merecer el título de trabajador excepcional, necesitamos donar fruta y aperitivos que no vayamos a consumir a los más necesitados, mostrar buenos hábitos a los más jóvenes, y lo más importante, hacer que nuestras voces sean escuchadas. Reivindica, por ejemplo, el acceso a la sanidad, la igualdad salarial, el uso eficiente de energía para calentar y enfriar, y la lucha contra la discriminación. Solo cuando hagamos todo esto podremos decir que hemos dominado la Guía para Perezosos que quieren Salvar el Mundo.

Es fácil sentirse paralizado e impotente frente al cambio climático, la pobreza y la injusticia. Es por eso que una guía con sencillos pasos para ejercer un impacto positivo en nuestras vidas, y por extensión, en nuestro planeta, es más que bienvenida. Pero recuerda, esta (o cualquier otra) guía no pretende que pongas tu vida patas arriba de un día para otro. Ponerte una meta demasiado ambiciosa puede ser contraproducente, llevarte a la decepción y a la pérdida de motivación si no consigues alcanzarla. En su lugar, recuerda que cada pequeño paso cuenta. ¡Es un pequeño impacto positivo que no habría ocurrido si no fuera por ti!

Haz clic aquí para ver la Guía completa de la ONU para Perezosos que quieren Salvar el Mundo.

¿Quieres saber más sobre cómo disminuir tu impacto ecológico? Mira este artículo sobre el Movimiento Cero Residuos.

Este artículo ha sido traducido por Carlos Moreno Ginés.